Entrevista a José García Carrión: “No se verá la luz hasta 2015, pero éste es el peor año de la crisis”

Después de 10 años de mucho trabajo, José García Carrión presidente del grupo que lleva su nombre, ha conseguido que los zumos Don Simón –su marca estrella-  triunfen fuera de España. La marca líder española es ya segunda enseña más vendida en Reino Unido. Este empresario de Jumilla (Murcia) sigue impulsando su negocio a ritmos anuales de más del 10%. Su estrategia: precios bajos y una clara apuesta por la exportación. Pregunta – La crisis ya dura más de tres años, ¿cree que continuará? Respuesta – Se suele decir que la industria alimentaria supera las crisis porque todos los días hay que comer y beber. Siempre ha sido así pero ahora no y la razón es que creo que ya no estamos sólo ante una crisis económica, sino un ajuste brutal del desmadre de consumo en el que hemos vivido. Y si la demanda cae, los precios tienen que bajar. El problema es que en España no termina de hacerse ese ajuste. Hay productos y servicios que están muy caros y que no se han adaptado a un nuevo entorno económico en el que vamos a tener que vivir más austeramente. Me temo que hasta 2015 no empezaremos a ver la luz. P – ¿Cómo se adaptan los empresarios a este nuevo ciclo económico? R – Tenemos que ser camaleónicos para adaptarnos a una situación de menor consumo y de productos más baratos. Para ello hacemos ejercicios espartanos de gastos internos. En los últimos años gran parte de la cuenta de resultados de las empresas salen de los ahorros constantes. P – ¿Qué le parece la decisión del Gobierno de anticipar el pago del impuesto de sociedades? R – Para las empresas no es bueno porque hay un problema de crédito y de crecimiento. Adelantar el dinero de un impuesto que en algunas ocasiones Hacienda lo tiene que devolver no parece lógico. P – ¿Entonces siguen teniendo las empresas problemas de liquidez? R – Se sigue hablando de problema de liquidez pero yo creo que las compañías que han sobrevivido a estos tres años de crisis no tienen ese problema. Hoy las empresas podemos tener dificultades de crecimiento pero no de liquidez. Algunos bancos ya comienzan a quejarse de que tienen falta de demanda de crédito, aunque, siguen siendo muy exigentes a la hora de concederlos. P – ¿Se nota más la crisis en España que en el resto de Europa? R – Claramente. El consumo está peor lo que ha provocado fuertes caídas de los precios. El resultado es que hoy la alimentación en España es la más económica de Europa, otra cosa es la hostelería, donde, en ocasiones se siguen pasando. Por ejemplo, los restaurantes siguen multiplicando el precio de la botella de vino por t res. Así claro, caen las ventas. P – ¿es la exportación la solución para que las empresas puedan superar el bache económico? R – Si, en un mundo globalizado no te puedes limitar al mercado interior. Empresas que no han sido exportadoras, ahora han espabilado de golpe y se han puesto a vender fuera, lo que es muy positivo. Se comienza a crear un tejido exportador en sectores que antes no existían. Por supuesto, el que nunca ha exportado necesita una fase de aprendizaje. Pero yo diría que hay empresas que están aprendiendo rápido. P – ¿Las empresas de distribución se pasan con su batalla comercial? R – Creo que la guerra de precios está tocando fondo. Ahora toca ser más creativos en las promociones, hacer otras ofertas de valor añadido, porque ya no hay margen para abaratar más los precios. P – ¿Cómo van las ventas este año en el sector de gran consumo? R – Mal. Sin duda, éste es el peor año de la crisis, el consumo está por los suelos yme temo que no va a mejorar en Navidad. P – ¿Y el año que viene? R – Está claro que las cosas siempre pueden ir a peor pero creo que no será tan malo como 2011. P – ¿Qué opina del adelanto de las elecciones para el próximo 20 – N? R – Políticamente hemos pasado lo peor. Ahora, el consumidor de la calle piensa que va a haber un cambio, sea el que sea, y eso da confianza en que van a variar las cosas. Hay mucha gente pasándolo mal pero hay también mucha gente que tiene dinero y no lo gasta por desconfianza y miedo a que la situación empeore. P – ¿Tiene algo bueno la actual situación económica? R – Siempre hay oportunidades incluso en tiempos de crisis eso sí, hay que darle mucho más al coco. Pero hay más ocasiones para innovar hacer cosas nuevas y buscar nichos de negocio. Por ejemplo, hemos sacado un envase self service de gazpacho para la restauración con gran éxito, ya que los hoteles, al tener menos trabajadores, no pueden dedicar tiempo a hacer ciertas comidas y optan por comprarlas hechas. P – ¿Qué opinión le merece la reforma laboral? R – Si no se ha hecho nada. Se lleva hablando de reforma laboral tres años y sólo se han puesto un par de parches. Afortunadamente, nosotros tenemos una alta productividad por empleado y no nos es vital un cambio en la estructura laboral, pero a España si. Si queremos exportar de verdad y de una manera creciente – creo que podemos hacerlo ya que tenemos materia prima e ingenio – hay que resolver el tema de la productividad. Si hay una auténtica reforma habrá más oportunidades de trabajo. Ahora hay trabajadores cómodamente asentados en espera de la jubilación mientras cientos de miles de jóvenes no pueden encontrar empleo. P – ¿Están aprovechando los empresarios el alto desempleo para bajar los salarios? R – Es cierto que pude haber un poco de abuso, sobre todo en los jóvenes, a quienes cuando acceden a su primer empleo, se les paga unos sueldos ridículos. Creo que es un error por parte del empresario ya que si el contratado es bueno en cuanto pueda se cambiará de compañía. Pero lo cierto es que en la actual situación, económica y laboral, los empresarios tienen mucho miedo a contratar más gente. P – ¿Y cuál es la receta particular de Don Simón para sobrevivir en estos malos tiempos? R – Como empresarios tenemos que ser optimistas. En Don Simón nos hemos adaptado a lo que hay. El consumidor quiere productos buenos y baratos, pues se los damos. Además nos hemos propuesto crecer dos dígitos mínimo por año. En 2011, con la que cae, vamos a conseguir un incremento entre el 10% y el 12% de nuestras ventas, gracias a la exportación. Vendemos ya el 40% al exterior lo que nos aporta más del 60% de los resultados, lo que indica que los márgenes en el mercado nacional están por los suelos. P – ¿Cuál es el objetivo de don Simón en el mercado internacional? R – El origen de la bodega fue la exportación a Francia y Suiza. A principios de los 70 cambiamos la exportación a granel por marca y vino envasado. Y en el 2000 es cuando dimos el gran salto al exterior. Francia, Italia, EEUU, Alemania, Japón y Reino Unido, donde hemos pasado en 10 años de exportar 3.000 litros a 160 millones de litros. La marca Don Simón en zumos ya es la segunda enseña en el mercado británico, detrás de Tropicana. Si ahora vendemos el 40% al exterior el objetivo es que en 2015, el 75% de la facturación provenga de fuera. Fuente: Diario El Mundo 29 agosto 2011