García-Carrión: primera bodega en Europa y cuarta en el mundo

La historia de García Carrión, la bodega española más internacional, comenzó a escribirse a finales del siglo XIX en Jumilla, Murcia. Fue allí donde en 1890 el bisabuelo de José GarcíaCarrión, actual presidente del grupo, construyó una bodega que pudiera hacer frente a las importaciones que hacía Francia del vino de la zona después de que la filoxera hubiese acabado con los viñedos galos. La construcción de aquella bodega fue el punto de partida de la construcción de lo que a día de hoy es un gigante del sector vinícola dentro y fuera de nuestro país. Treinta años después de revolucionar el mercado del vino en España al vender su Don Simón en un envase de brik, GarcíaCarrión es la primera bodega de Europa y la cuarta del mundo en volumen. Yes que su estrategia internacional, hoy en manos de Luciano GarcíaCarrión, hijo del actual presidente, ha llevado al grupo a vender en 155 países de Europa, América,Asia y África. De hecho los planes de GarcíaCarrión pasan por vender más fuera que dentro de España en 2015 y que sus exportaciones, que ahora representan el 50 por ciento de todas sus ventas, alcancen el 75 por ciento en cinco años. Eso sí, manteniendo un crecimiento sostenible en el mercado nacional, donde está presente en diez denominaciones de origen (incluidas las de Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Penedés y Valdepeñas) con bodega y viñedos propios. Una diversificación que ha contribuido a que las tres marcas más vendidas de vino en España (Don Simón, Cumbre de Gredos y Señorío de Llanos) pertenezcan a García-Carrión, y a que cinco marcas del top ten nacional de vinos (las tres anterior es junto a Mayor de Castilla y Antaño) también sean del grupo, según los datos analizados por IRI. A estos datos se suman los de Nielsen cuyas cifras revelan que García-Carrión es la bodega líder en el canal de la hostelería, por delante del Grupo Freixenet, Domecq Bodegas, Coto o Bodegas Marqués de Cáceres, con una cuota de mercado de hasta el 18 por ciento en Madrid y del 12 por ciento en Barcelona. Y todo ello, en plena crisis. Tiempos convulsos en los que, sin embargo, García-Carrión, que da empleo directo a 800 personas e indirecto a 2.000 trabajadores, ha conseguido afianzarse como líder en crianza y en reserva del total de vinos con denominación de origen en España, con una cuota de mercado del 23 y del 82 por ciento, respectivamente, y vender más de cinco veces más que su siguiente competidor.